El británico dominado de principio a fin el Gran Premio de España de F1 y se ha anotado su victoria 88 en la F1

España. (agencias). Lewis Hamilton hizo lo de siempre saliendo desde la pole para vencer el GP de España más atípico de la era reciente, con calor húmedo en Barcelona y amenaza de tormenta en el rush final de la carrera.

La ventaja de pilotar el Mercedes es que la estrategia ideal funciona, pero las otras también, así que Lewis paró cuando quiso, apretó cuando le dio la gana, gestionó donde consideró y eligió los compuestos que le apetecían para terminar doblando a todos los compañeros de parrilla excepto los que subieron al podio.

Al otro lado del muro, Bottas hizo lo que le mandaron y terminó tercero bajo la bandera a cuadros, por detrás de Max Verstappen.

Todo un show

El gran protagonista del día ha sido Carlos Sainz, que a base de tesón, sufrimiento y nervios templados, ha conseguido arañar el sexto puesto final, tras superar a un coche muy superior, como es el Red Bull de Alexander Albon.

Es un respiro para el madrileño, esta vez sin errores en el box, ni reventones, pero con la desidia de McLaren al leer la estrategia en la segunda parada, que le ‘quitó’ a su piloto un colchón de tres segundos para sacarle forzado a pista una vuelta después de lo que le tocaba. Inexplicable ya sea por despiste voluntario o involuntario.

Fue una lucha en el alambre, que Carlos solventó con maestría para hacerse con el mejor puesto posible del día, el sexto final, a base de cerrar los huecos y calentar sus gomas a toda prisa.

Sainz certificó su gran actuación con un adelantamiento sobre Vettel, ya con las gomas castigadas, en la vuelta 60, en una pasada que ilustra la sustitución en habrá en Ferrari en 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here