El club ‘Canario’ sufrió en la segunda final, se vio superado por Liga, pero llevó el partido hasta los penales.

Javier Burrai, portero del Ídolo del Astillero fue la figura en la tanda de los lanzamientos de tiro penal. El golero argentino atajó dos lanzamientos y Liga de Quito erró un disparo. El marcador final fue de 3×1 con lo que el cuadro guayaquileño logra su título número 16 en el Campeonato Ecuatoriano de Fútbol.

Durante los 90 minutos el equipo ‘Albo’ no encontró el gol por lo que dio luz verde para ir a la lotería de los penales. Barcelona también trató de anotar, pero tampoco se abrió el arco defendido por el portero Gabarinni.

Así el compromiso terminó igualado sin goles en Casa Blanca y con un global de 1-1 el campeón se vio obligado a definirse en los penales.

Antes de los penales, Bustos y Repetto apelaron a lo emocional. El entrenador ‘albo’ dio un discurso corto. El técnico ‘amarillo’ apeló a lo emocional y les dijo a sus jugadores “esto lo soñé, crean en Dios”.

En la vía de los 12 pasos, los jugadores ‘toreros’ fueron más efectivos, pues durante la semana se habían preparado para ejecutar los penales. Convirtieron Jonatan Álvez, Matías Oyola y Damián Díaz. Mientras que los elencos universitarios fallaron Ezequiel Piovi, Franklin Guerra y Martínez Borja.

El entrenador canario Fabián Bustos fue el más feliz. «Estoy eternamente agradecido con estos jugadores, es un equipo de hombres»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here